jueves, 29 de junio de 2017

MUDA DE TALLO.

Me da igual,
he conseguido pasar,
aprender que no hay justicia,
que no siempre hay respuestas,
que a veces uno recoge vientos sin sembrar tempestades.
He logrado pasar,
quedarme con lo bueno,
aprender del bandalismo y alejarme de lo tóxico.
Que no es poco.
Si.
Lo he logrado, a mi ritmo, a mi manera, a esa forma criticada en ocasiones, en la que a veces era vista como la débil, pero mi debilidad se quedó en el poso del vaso de agua que me mantuvo hidratada en ese bochornoso episodio que he tenido que vivir.
Me son indiferentes esos movimientos, la lejanía por la que algunos han optado.
Siempre supe lo que pasaría, en las buenas y en las malas, soy bruja (de las sanas) y rara vez me equivoqué.
No miro de lado, lo hago de frente, con mis pupilas clavadas en las de aquel que me lee.
Acaricio y sujeto aunque me hayan confundido con el suelo en el que estaba tirada.
Riego la planta de mi ternura pero esta tiene el tallo de otro material. Ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario