lunes, 26 de junio de 2017

DOÑANA

Con lo lindo que respirabas,
con la vida que dabas,
la especie estando allí no frenaba.

Con tus más que lindos amaneceres, 
preciosas marismas creadas.

La naturaleza cada mañana
con mucha fuerza se manifestaba
y por la noche todos unidos reposaban
para seguir dando luz a los ojos que la contemplaban.

Bellas flores de todos los colores,
de todos los tipos, para adornar la bella estampa.

Extrañas y comunes especies creaban la fauna,
allí podían estar como si del paraíso se tratara.

Sus bosques y dunas decoraban
un lugar sin precedentes,
una seda dorada.

Pero el ser humano que todo lo puede
tanto para la bondad como para la maldad
en vez de cuidarlo, todo lo destruyó
y ahora ya no es lo que era,
ahora solo llora Doñana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario