miércoles, 3 de abril de 2013

COINCIDENCIA

Una coincidencia...¿una coincidencia? Las coincidencias no existen, bueno, mejor dicho, no creo en coincidencias.
Un anochecer, un amanecer, una sonrisa y puntos suspensivos...
Un no se qué hacer, una lucha entre lo correcto y lo que quiero hacer en lo que al final gana la batalla lo segundo.
Preguntas sin respuesta...llamada en silencio
¿Por qué? ¿Por qué a todo? 
Espera, se me olvidaba, yo solo quería saber que estabas bien y parece que lo estás, entonces...la puerta sigue abierta hasta que venga un fuerte viento y la cierre.
Puedes entrar, tienes permiso, pero igual que te digo que tienes permiso te digo que...bueno, te recuerdo que no tienes todo el tiempo del mundo, porque si demoras, volverá una ráfaga de tiempo y la puerta se cerrará y si me canso de que esté abierta transcurrido mucho tiempo, igual soy yo quien se levante a cerrarla para no coger frío a la garganta y terminar convaleciente, ...convaleciente: ese estado en el que he estado y del que me voy recuperando. Información por si interesa.
He hasta aquí mi escrito para una persona a la que no sé cómo calificarla, no sé qué palabras pedir al diccionario, es difícil, la verdad, bueno como casi todo lo que me propongo, me gustan los retos. Me sorprendo. 
Hay cosas guardaditas en un baúl encerrado en el corazón pero por ahora no las digo, igual me arrepiento.
Si decides no volver, que te vaya genial en la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario