domingo, 12 de agosto de 2012

PERDONARSE

Yo pienso que ya es hora de perdonarme, yo a mi misma. Por todo lo que no tuve que haber hecho e hice o por todo lo que tuve que haber hecho y no hice.
Ya es hora...Ya está bien de pasar los minutos llorando...Ya está bien de sentirme mal.
Quizás sea momento de quemar esa carta que te escribí ...porque no quiero que llegue a ningún destinatario.
¿Por qué mi mente no para de pensar por un solo momento?
Basta ya esa maldita guerra que tengo en mi mente, que mi cabeza va a estallar. ¡Para!
Quiero que pase este tiempo de tregua, de sufrimiento, de recuerdos, ese tiempo en que tomo decisiones como una sonámbula.
Mírate al espejo, vida, y observa esa cara que tienes que la tienes desfigurada con tanta tristeza.
Mírate y recapacita en que tu eres la única en cambiar tu cara pero sin necesidad de maquillaje.
Que solo uno es dueño de sus actos.
Para por un momento ese bombardeo que tienes ¡Páralo!
Mira un poco hacia adelante.
Respira hondo.
Coge tanto aire que tus pulmones se sientan llenos al completo.
Derrocha alegría, por favor.
Todos tenemos fallos y virtudes.
Todos tenemos que perdonar y perdonarnos porque no siempre son los otros los que hicieron lo indebido.
Perdónate. Te lo mereces al igual que cualquier humano que vive sin libros de instrucciones.
Pide por su felicidad pero sin olvidar que para ti, la tuya es importante porque tu eres importante.
Guarda todo como una lección de vida que sirve, bueno, que está sirviendo a una de las personas a la que mas quieres.
Cuídate, mímate, quiérete.
Nadie dijo que fuera fácil, pero imposible tampoco escuché por ningún lado.







No hay comentarios:

Publicar un comentario