jueves, 9 de agosto de 2012

ENTIÉNDEME

Y al o mejor no es mi mejor momento, y crea que se me cae el mundo encima. 
Quizás piense que ese nudo en la garganta va a ser permanente. 
Probablemente los días se me hagan espacios de tiempo de cuarenta y ocho horas. 
Pudiera darse el caso de que me veas con una respiración entrecortada, rápida, que no pare quieta, que veas que me levanto, me siento, me vuelvo a levantar o que como rápido. Al o mejor me notas nerviosa, que no pare quieta, pero no lo estoy; es que eso es ansiedad. 
Es una cosa muy fea que sufren muchas personas pero que no se habla mucho de ello y no sé muy bien por qué...
También puede llegar el punto en el que piense que fui una imbécil y que dejé escapar oportunidades pero al o mejor no toda haya sido mi culpa. 
Si que puede pasar que me hables y no te conteste o que te conteste de manera estúpida; entiéndeme o no me hables.
Hasta se puede dar el caso de que me preguntes cómo estoy y te diga que bien, obviamente mintiendo. Habrá días que estaré insoportable y me meteré en ese lugar al que llamo refugio que es mi habitación: por favor, no lo permitas porque me estaré metiendo en la misma boca del lobo. 
Si me ves con lágrimas en los ojos no me digas que no llore, tú déjame. 
Si crees en algún momento que estoy escuchando música mientras que te he dicho que me iba a estudiar no creas que te estoy mintiendo, es que necesito lo segundo para hacer lo primero.
Si algún día no salgo, no me obligues, respeta mi decisión, sé por qué lo hago y si algún día te doy un abrazo recíbelo como un regalo porque quizás ahora esté más arisca.
Cuando veas que no tengo ninguno de estos síntomas será porque ha llegado el invierno y esta maldita racha ya ha pasado. Y no te preocupes por mí, soy valiente y luchadora. 
Podré solita con todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario