martes, 22 de mayo de 2012

DEDICATORIA A MERCEDES A.

Cuando esta mañana me conecté a Facebook, lo primero que leí fue una publicación de la AMPA sobre la cancelación de la celebración del día de los abuelos debido al fallecimiento de la madre de un alumno. Me quedé con la boca abierta y al leer el nombre: Mercedes Alfaro, me paré a pensar quién sería. Estaba sola en casa y no tuve ocasión de preguntarlo a nadie de mi familia, preocupada y sin parar de darle vueltas a la cabeza decidí mandar un sms a mi amiga Carmen, quien está haciendo prácticas en el Colegio El Parque, y me dijo quien era. Al principio no me lo creía y me puse triste al saber la edad de la chica y que era mamá pero intenté olvidarme un poco ya que no iba a conseguir nada. Esta mañana fue como si me hubiera quedado en blanco con lo ocurrido. Continué mi día y mientras que estudiaba se me vinieron recuerdos de Mercedes, pocos, pero alguno que otro. Yo a ella la conocía de vista y tuve el placer de conversar hace apenas un año con ella esperando la hora de entrada en la fisioterapia. Fue ahí donde me enteré quienes eran sus padres, qué había sido de su vida, que le deparaba el presente. Me gustó hablar con ella, la vi una persona fuerte, era guapa, muy guapa; hoy mientras estudiaba parecía que la estaba viendo. Cuando hablé con ella me gustó su manera de hablar, de expresarse, ese tono sereno, esa voz dulce; tras esa voz, había una larga historia. Mientras estudiaba, parecía oírla. A veces la vida es injusta, nos preguntamos el porqué de las cosas pero a veces, la mayoría, no encontramos respuesta. Yo he llegado a una conclusión, será compartida o vista como algo absurdo, pero solo pido que sea respetable ya que es la conclusión que he sacado tras estos 21 años que tengo. Yo soy creyente y pienso que si Dios fue capaz de crear el mundo y nosotros no, Dios también es ese alguien que tiene los porqués de los sucesos que ocurren, el entiende porqué pasan las cosas que pasan mientras que nosotros solo nos podemos conformar con lo que hay ya que preguntando no vamos a sacar nada; y me aferro a el, y pienso que si ha pasado esto, por algo será, Dios lo quiso así. Yo conozco a la familia de Mercedes solo de vista y desde aquí me gustaría darle mi más sentido pésame, decir que sinceramente lo siento mucho, que la vida es dura, pero que Mercedes era una persona especial, lo dice alguien que habló con ella un día y miren la huella que me ha dejado que escribo con los ojos humedecidos. Ella fue símbolo de fuerza, amor, constancia, tranquilidad y ahora, aunque no esté físicamente, estará en nuestros pensamientos, ahora es un ángel que ilumina nuestros caminos, sobre todo el de su pequeño. Desde aquí te mando un abrazo enorme, Mercedes, ese abrazo que nunca te dí pero que parece que algún día lo hubiera recibido. Sé que es difícil, pero ánimo a la familia, a sus amigos y al Colegio. Desde este espacio decirte que nunca te olvidaré y que fue fantástico aquel día en la sala de espera escuchándote contar tu historia, fui privilegiada. Nunca te olvidaré, te llevo en mi corazón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario