miércoles, 4 de enero de 2012

MADRE

Me duele la cabeza: tómate una aspirina. 
Me duele la garganta: mete los pies en agua caliente, tómate leche tibia con miel.
Me duele la espalda: ponte una bolsa de agua caliente.
Tengo calor: abanícate.
Tengo frío: abrigate que no te constipes.
Estoy nerviosa: relájate, no hay motivos para estar nerviosa, tómate una tilita.
Me duele la barriga: tómate una manzanilla, te preparo arroz blanco y pechuga de pollo, pero no le eches mayonesa ni de esos potingues que te gusta echarle, ¿te compro un zumito de manzana? anda, si
Estoy en Badajoz... Os echo de menos... Me quiero ir a casa... ¡Os extraño tanto!... Me gustaría estar en mi camita y no en este iglú... Me gustaría un abracito tuyo, pero estamos un poco lejos... Me gustarían tus mimitos que me hacen ver las cosas de distinta manera... Necesito un beso de buenas noches, necesito que mi despertador seas tu... Que seas tu quien me riña, nadie más. 
¿Y qué le hago yo? hija mía, ains si pudiera estar contigo...
Siempre tenemos remedios para los males, pero ¡qué malo es tener ganas de abrazar a los tuyos y saber que no los tienes al lado! ¿Quién te da remedios a tus males? la persona que te trajo al mundo.
La medicina para todo, ella solo ella, nadie más; aunque no nos olvidemos de papá.
Vivan todas las madres del mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario