martes, 13 de septiembre de 2011

ANGUSTIA

Esa sensación rara de no saber qué hacer, de saber que tienes responsabilidades porque te ha tocado y que no sabes si hablar o callar...si hablas y cuentas las cosas, te desahogas. Si no hablas pudiera ser que hicieras un bien, aunque no ves el problema de contar las cosas. Ahora ha sucedido el riesgo de hablar, y una sensación rara invade, tienes miedo de haberte confundido, de haber hecho las cosas mal, y de haber traicionado...pero hay alguien más importante que yo que debe estar enterada de las cosas, y prefiero decir las cosas aunque me pese, pues prefiero pecar de prevenir, antes que curar...en fin...quebraderos de cabeza que tienen todas y todos esas y esos hermanas y hermanos mayores, que a fin de cuentas somos como padres que tenemos miedo de que lo pasen mal esos pequeños hermanos y hacemos a veces cosas que a ellos no les gusta pero que es por su bien. Si se hace daño o algo, siempre está el por qué, y ese por qué es "Querer verte bien" "Querer que no te hagan daño" "Querer que seas feliz" "Querer encontrar la libertad"...en fin, supongo que no habré hecho nada gordo y mal...solo que sepas que todo lo que hago es porque me preocupo y seguro que cuando pasen los años me entenderás, cuando seas madre querrás saber todo sobre tus hijos y nos reiremos de esta absurda entrada de este blog...


No hay comentarios:

Publicar un comentario